Saltar al contenido

Solo 3 días en la MONTAÑA son suficientes para fortalecer nuestra salud y deshacernos de esta condición.

Munte -

Nuestra salud y nuestra vida dependen del aire más de lo que imaginamos.

El aire en las zonas urbanas tiene una acción sumamente nociva, producida por los gases de escape, residuos industriales, vertederos y obras de construcción, etc.

La lista de enfermedades causadas por la contaminación del aire es larga, con un número récord de alergias, asma, infecciones respiratorias y más.

Afortunadamente, todavía tenemos suficientes recursos naturales para la descontaminación, suficientes bosques y ecosistemas vegetales para tener grandes áreas con una calidad de aire excepcional.

Cura de altitud

En la aparición de la astenia primaveral intervienen dos categorías de factores: físicos y mentales.

Un remedio con una acción integral puede resolver ambas categorías de problemas al mismo tiempo.

Se trata de «cura de altura», un remedio con una eficacia casi inmediata, siendo muy sencillo de aplicar.

Qué significa eso?

Es muy sencillo: durante un período de al menos 3 días, nos dirigimos a una zona montañosa y pasamos la mayor parte del tiempo con largas caminatas, en altitudes superiores a los 1000 metros.

Munte -

efectos

Cinco kilómetros de caminata rápida en este entorno hacen maravillas:

• quemar el exceso de calorías

• poner la sangre en movimiento

• Ayuda a los pulmones a deshacerse de la contaminación de las ciudades y carreteras, a dilatar y absorber un aire mucho más puro, con notables efectos tónicos psíquicos.

Tono físico y mental garantizado

Los iones negativos de los bosques de coníferas ubicados en las cimas de las laderas de las montañas son un equilibrador emocional excepcional, así como un estimulante de los procesos de regeneración en el cuerpo.

Los iones negativos son moléculas de oxígeno en el aire que se han cargado negativamente.

También se les llama «vitaminas del aire» porque estimulan y armonizan la mayoría de los procesos vitales, pero también los del ámbito de la psique y la mente.

En presencia de estos iones, el sistema inmunológico se vuelve muy activo, la asimilación se regula, se intensifica la circulación sanguínea y se estimulan los procesos de regeneración.

En presencia de iones negativos estamos bien dispuestos, más atentos, más vigilantes. Por lo tanto, el aire ionizado negativo también se usa con éxito contra la depresión, la astenia.

Por otro lado, en presencia de iones positivos, el poder de concentración disminuye, aparecen dolores de cabeza, malestar general, somnolencia, diversos trastornos nerviosos.