Saltar al contenido

4 efectos menos conocidos del consumo de fresas

Capsuni 1 -

Las fresas son un bocadillo dulce con multitud de propiedades nutricionales.

Por la fibra que contienen, las fresas dan sensación de saciedad y limpian el organismo de toxinas.

Tienen un fuerte efecto antiinflamatorio y también ayudan a equilibrar el azúcar en sangre, un elemento muy importante para quienes padecen diabetes.

Consumiendo fresas a diario se pueden obtener resultados terapéuticos sorprendentes, quizás menos conocidos:

Reducir la adicción a la nicotina (intoxicación por tabaco)

Las fresas tienen la capacidad de matar la mayoría de los radicales libres que se liberan al fumar.

Previenen mutaciones celulares que conducen a diversas formas de cáncer, lo que ayuda a mantener la salud de los vasos sanguíneos afectados por el humo del cigarrillo inhalado.

Las fresas son un poderoso remedio desintoxicante, que además de «reparar» el daño causado por el alquitrán y otras sustancias nocivas del tabaco, también reduce la dependencia de la nicotina.

  • Se consume 1 kilogramo de fresas al día, en curas de la mayor duración posible.

Ideal durante el embarazo

Las fresas proporcionan algunas de las vitaminas necesarias, especialmente vitamina C y vitaminas del complejo B, necesarias para el desarrollo del feto, así como algunos de los minerales necesarios: potasio, magnesio, manganeso, etc.

Capsuni 1 -

Además, las fresas previenen muchas de las afecciones que pueden afectar a una mujer durante el embarazo, como las varices, la hipertensión, las infecciones y los cálculos urinarios.

  • Durante la temporada, se consumen al menos 400 g de fresas al día.

Aporta la vitamina C necesaria (Avitaminosis C)

Las personas con deficiencia de vitamina C pueden aprovechar al máximo las fresas. Una porción de solo 150 g de fresas proporciona aproximadamente el 140% de las necesidades de vitamina C de un adulto.

  • Las personas que experimentan avitaminosis C consumirán al menos 400 g de fresas durante un mínimo de 2 semanas.

Este tratamiento también es muy favorable en condiciones como alergias, asma, virus respiratorios, enfermedades acompañadas de fiebre e inflamación en general.

Aporta el magnesio necesario

Las fresas son ideales para tratar la deficiencia de magnesio. Además, la cura de fresa también es valiosa para otras afecciones relacionadas con la deficiencia de magnesio, como espasmofilia, deficiencia de calcio, arritmia cardíaca.

  • Un kilogramo de fresas consumido diariamente contiene más magnesio que el requerimiento diario. Se recomienda una cura de 2-3 semanas.

Observación

Las fresas se comen en varias porciones, unos 30 minutos antes de las comidas principales.