Saltar al contenido

Cura tus HEMORROIDES internas y externas con estos remedios de CASTAÑO

Faina de castane -

Las castañas contienen saponinas, taninos y principios amargos que contribuyen a mantener la elasticidad de los vasos sanguíneos.

Las castañas silvestres (Aesculus hippocastanum) reducen el dolor y la inflamación, protegen los vasos sanguíneos, detienen el sangrado y estimulan la circulación sanguínea.

La castaña actúa como tónico muscular, nervioso y venoso y reduce la permeabilidad del cabello.

Las preparaciones de castañas silvestres tienen efectos notables sobre las hemorroides.

Harina de castaña silvestre

Las castañas secas se muelen con una cáscara, hasta que estén lo suficientemente trituradas como para molerlas en una cafetera eléctrica, después de lo cual se tamizan lo más finamente posible.

El resultado es un polvo blanco-amarillo, es decir, harina de castaña.

  • Hemorroides, hemorroides sangrantes: tome 3-4 cucharaditas de harina de castaña al día en ayunas. El polvo se mantiene debajo de la lengua durante 5 a 10 minutos y luego se ingiere con agua. Una cura dura de 2 a 6 semanas, según la gravedad de la afección.

Faina de castane -

Tintura de castaño salvaje

Poner en un tarro 20 g de castañas molidas en trozos grandes, sobre los cuales se vierten 100 ml de alcohol alimenticio a 70 grados.

El frasco se cierra eméticamente y la preparación se deja en remojo durante 10 días, tiempo durante el cual debe agitarse 3-4 veces al día.

Pasado este período, se filtra y se decanta en el frigorífico durante otros 6 días. Finalmente, se filtra y la tintura resultante se vierte en botellas oscuras.

  • Para la curación de las hemorroides internas y externas, así como para la retirada de las varices, tomar 20-30 gotas disueltas en agua, 2-3 veces al día, antes de cada comida. El tratamiento dura 2-3 semanas y, si es necesario, se reanuda tras una pausa de 7 días.

Puré de castañas comestibles

Las castañas comestibles (no confundir con las silvestres) estimulan el tránsito intestinal, tienen efectos antiinflamatorios y tónicos vasculares.

Lavar bien las castañas y pelarlas, luego ponerlas en agua hirviendo, donde se dejan hervir a fuego medio durante 45 minutos.

No dejes que hierva más, para que no se salgan los taninos de la cáscara, que dan un sabor desagradable.

Retire las castañas del agua hirviendo y pélelas mientras estén calientes. Triturar con un tenedor o triturar con un batidor de madera.

  • Hemorroides, varices, tromboflebitis: comer un plato de puré de castañas, endulzado con miel y aromatizado con cáscara de limón rallada, antes del desayuno y la cena durante unas semanas.

Contraindicaciones

La administración interna de preparaciones de castañas está prohibida para mujeres embarazadas, madres lactantes, pacientes hepáticos y renales.