Saltar al contenido

EL CHOCOLATE OSCURO es el alimento para el CEREBRO y el antidepresivo más útil

Ciocolata neagra -

El chocolate negro es un poderoso antioxidante, ralentiza el proceso de envejecimiento y previene muchas enfermedades.

Se trata del chocolate amargo formado únicamente por la grasa extraída del cacao (manteca de cacao) y la parte oscura, muy fragante, de los granos de cacao, a la que se le añade un poco de azúcar.

Es la forma de chocolate más cercana al original (contiene al menos un 70% de cacao), manteniendo muchos de los ingredientes activos en el cacao.

Comida para el cerebro

100 gramos de chocolate amargo contienen casi el 70% del requerimiento diario de hierro, esencial para el buen funcionamiento del cerebro.

Sin embargo, cabe señalar que el chocolate amargo es un alimento rico en calorías: 100 gramos contienen alrededor de 450 calorías (más de un tercio de la ración energética diaria de una persona con un nivel bajo de actividad física).

Como tal, el chocolate amargo no debe consumirse en dosis superiores a 30 gramos por día.

Protege el cerebro y mejora la memoria.

A diferencia de otros dulces, el chocolate amargo libera glucosa, llamada alimento del sistema nervioso, de manera gradual, sin producir ataques hiperglucémicos e hipoglucémicos.

Al mismo tiempo, los flavonoides del chocolate amargo intensifican la circulación sanguínea en el área del cerebro, lo que permite una mayor capacidad de esfuerzo intelectual, una mejor concentración.

Ciocolata neagra -

En los ancianos, el consumo regular de chocolate negro ralentiza el desarrollo de la demencia vascular y el Alzheimer, mejora la memoria, la precisión del movimiento y la fluidez en el habla.

Además de todos estos beneficios a largo plazo, los alcaloides contenidos en el cacao estimulan, durante un período de 1-2 horas, el cerebro, aumentando la atención y alejando la sensación de somnolencia.

El antidepresivo más conveniente

El complejo de sustancias que contiene el chocolate negro hace que el cerebro libere más dopamina, una sustancia con efecto eufórico que despierta el optimismo y el entusiasmo.

Con solo 1-2 cuadrados de chocolate consumidos, aparecen sus efectos eufóricos y estimulantes (las mujeres son más receptivas a este remedio que los hombres).

También se ha encontrado que el chocolate negro nos libera de inhibiciones, ayudándonos a ser más abiertos, comunicativos y espontáneos.

Todos estos efectos aparecen solo en el chocolate amargo. El chocolate con leche, por ejemplo, tiene un alto contenido de azúcar y ralentiza el cerebro, provocando simples episodios de hambre en lugar de un buen estado de ánimo duradero.

Precauciones y contraindicaciones.

El chocolate negro debe consumirse con precaución en los cálculos de oxalato, así como en las enfermedades inflamatorias de las articulaciones, ya que puede agravarlas. Debe usarse con precaución en personas hiperexcitables con glucosa en sangre muy alta, así como en personas obesas (no use demasiado).